domingo, 6 de mayo de 2018

DEFINICIÓN DE NEGOCIO


La norma contable española define como negocio como un conjunto integrado de actividades y activos susceptibles de ser dirigidos y gestionados con el propósito de proporcionar un rendimiento, menores costes u otros beneficios económicos directamente a los inversores u otros propietarios.

Sin embargo esta definición es muy simple y debe ser complementada o ampliada con otros conceptos. Para ello, debemos acudir a la normativa internacional, a la NIC o IFRS 3. Principalmente la razón de esta precisión es debido a su aplicación a las entidades de propósito específico (Special Purpose Vehicle o SPV), cuyo ejemplo de aplicabilidad lo encontramos en los fondos de titulización hipotecaria (en otros posts tendremos la posibilidad de estudiarlos con más detenimiento, aunque no quisiera ser muy específico y complejo).

Esta norma define como negocio a un conjunto de insumos y procesos aplicados a los mismos que tienen la capacidad de crear productos (bienes o servicios) y la capacidad de dirigir y gestionar un conjunto de actividades integrado y activos que requiere, al menos, insumos y procesos.
Para aclarar la definición la propia norma los define:

Ø      Insumo. Es un recurso económico que tiene la capacidad de elaborar productos si se aplica uno o más procesos.
Ø      Proceso. Sistema, norma, protocolo, convención o regla que si se aplica a un insumo, elabora o tiene la capacidad de elaborar productos. La norma exige que estos procesos estén documentados.
Ø      Productos. Es el resultado de insumos y procesos aplicados a éstos que proporcionan o tienen la capacidad de proporcionar una rentabilidad o beneficio.

En resumen y para aclarar posibles conflictos y dudas cuando tengamos que analizar si nos encontramos ante un negocio o no, pues de ello determinará la aplicación de una norma (incluso consolidación) o no.
La determinación de si un conjunto concreto de activos y actividades es un negocio debe basarse en si el conjunto integrado es susceptible de ser dirigido y gestionado como un negocio por un participante del mercado. Para evaluar si un conjunto concreto es un negocio no es importante si el vendedor o adquirente explota el conjunto como un negocio.

Y en ausencia de evidencia en contrario, la norma establece la presunción de que un conjunto concreto de activos y actividades en los que hay un fondo de comercio deberá suponerse que es un negocio. Sin embargo, en mi opinión esta presunción es demasiado simple y ajena a la realidad, pues un negocio no tiene porqué tener un fondo de comercio.

JIV

domingo, 4 de febrero de 2018

GRANDES ECONOMISTAS: JOHN STUART MILL (1806-1873)


Tras un largo período de ausencia de estos grandes protagonistas de la historia del pensamiento económico, volvemos con uno de los grandes de su tiempo.

John Stuart Mill nació en Londres en 1806. Fue el hijo mayor del economista e historiador James Mill, autor del compendio historia de la India Británica, un pensador adicto a las tesis de Bentham y David Ricardo. Estas circunstancias favorecieron la formación de Mill, sometido a un riguroso método de enseñanza desde la infancia más tierna. Familiarizado con el griego, el latín y los grandes clásicos, a los doce años escribe una historia de Roma y termina de escribir un libro en verso. A los trece, su padre le da un curso de economía política basado en las ideas de David Ricardo.

I) Educación completa a los trece años.

A los 14 años fue a Francia con el objetivo de realizar estudios de filosofía, derecho y economía, enseñanzas y estudios que le influenciarán en sus primeras obras.
Su base filosófica reside en Bentham, Locke, Hume, Berkeley, y Hartley, junto a los pensadores de la escuela escocesa del sentido común, Reid y Duyold Stewart.
Hacia 1822 funda una sociedad utilitarista y animó, en unión de varios amigos, otra sociedad de oradores, donde se debatía de filosofía y política.
La portentosa y sólida educación que tuvo nunca le hizo perder la humildad. En palabras textuales suyas:
"Lo que yo puede hacer, seguramente, puede hacerlo cualquier muchacho o muchacha de capacidad media y de una constitución física sana; y si yo he hecho algo, lo debo, entre otras afortunadas circunstancias, al hecho de que gracias a la anticipada preparación con que me favoreció mi padre, yo partí puedo decirlo francamente, con la ventaja de un cuarto de siglo sobre los de mi edad".

En 1823 fue nombrado Examiner de la East India Company, cargo al que debió una desahogada posición económica durante toda su vida.
En este año publica en The Traveller de Londres su primer artículo sobre economía.
En esta época desarrolla también una intensa labor de escritor, colaborando en la Westminster Review, fundada por Bentham. Sin embargo, a la edad de 20 años, Mill, sufre una severa y prolongada depresión mental producto de las exigencias intelectuales de su padre, quien abusó de los principios de la psicología asociacionista de Bentham y sus ansias de tener un hijo genio. Además de romper con su padre, esto marca en él un cambio que lo hace volcarse hacia las obras de poetas románticos como Coleridge y Wordsworth, y especialmente se vuelca en las ideas de los filósofos franceses de la ilustración.

II) Obras de madurez.

Durante su crisis lee obras del filosofo Auguste Comte, el que inaugura la tradición de la sociología como ciencia general del hombre, y siente gran simpatía hacia estas ideas. Comte es el padre del positivismo, y pensaba que la economía debería subsumirse a esta ciencia más general, dado que la economía, como ciencia deductiva, carece de relevancia empírica e histórica.

Nuestro protagonista mantiene una larga correspondencia con Comte, y a partir de 1834 dirige la revista London And Westminster prepara su Sistema de la Lógica. Le sigue en 1848 sus Principios de Economía Política. Estas dos obras aseguraron su reputación como uno de los pensadores más sobresalientes de la época.
De ahí, su obra fue ejemplar. De la que podemos señalar las siguientes:

Ø      El utilitarismo. Obra de 1843. Considerada clave, pues a John Stuart Mill se le considera padre del utilitarismo.
Ø      Sobre la Libertad, Pensamientos sobre la reforma parlamentaria, Disertaciones y Discusiones, obra escrita en 1859.
Ø      Consideraciones sobre el gobierno representativo. Obra de 1861.
Ø      Examen de la filosofía de Sir William Hamilton (1865). En el mismo año escribe, Augusto Comte y el positivismo.
Ø      Inglaterra e Irlanda. Ensayo escrito sobre las dos naciones en 1868.
Ø      La esclavitud de las mujeres. Considerado el primer manifiesto feminista, escrito en 1869.
Ø      Capítulos y Discursos sobre la cuestión de Irlanda. Otra vuelta de tuerca del debate político inglés, de 1870.
Ø      Su autobiografía, escrita en 1873.
Ø      Tres ensayos sobre la religión, de 1874. Obra publicada de manera póstuma.

III) Contribuciones al pensamiento económico.

En su obra de 1848 anteriormente citada, se hace cargo de las críticas de Comte y reconstruye los fundamentos filosóficos y metodológicos que establecieron a la economía política como disciplina autónoma.
En estos Principios de Economía Política, reafirma el marco ricardiano, incorporando nuevas ideas y el respaldo de evidencias en numerosas materias de política económica. Este libro se convirtió en el texto de lectura obligada en materia económica durante cuarenta años, hasta que fue reemplazado por los principios de economía de Alfred Marshall en 1891.
En su obra. Mill elaboró varias de las ideas de David Ricardo y Adam Smith, ayudando a desarrollar los conceptos de economías de escala, costo de oportunidad y ventaja comparativa.

Mill fue un gran defensor de la libertad, por dos motivos. Porque la sociedad como conjunto maximiza su utilidad si cada persona es libre de tomar sus propias decisiones, y porque la libertad es necesaria para el desarrollo de cada persona como un ser completo.
En su celebre ensayo sobre la utilidad, Mill alude a la gran idea motora de la historia del hombre: la libertad social o civil, la naturaleza y los límites del poder que puede ser ejercido de forma legítima por la sociedad sobre el individuo.

Las propias circunstancias personales de su vida, lo llevaron a seguir el principio de reciprocidad kantiana, que establece el límite de la libertad individual en el punto en que perjudica la libertad de otro. También aceptó el despotismo y autoritarismo cuando las circunstancias así lo justifiquen, especialmente justificó el despotismo de la autoridad en sociedades atrasadas, cuando el déspota persigue los intereses del pueblo y no los propios. Mill detectaba un gran peligro en la volubilidad de las masas, en el conformismo complaciente y manipulable de las mayorías, y por ello toma conciencia que los valores de la individualidad y los valores de la sociedad comienzan a gestarse como fuerzas opuestas, tendentes a la ruptura de ese equilibrio idealizado como armonía del mundo.

Por eso, Mill no es un defensor del laissez-faire, y tampoco piensa que los contratos y los derechos de propiedad formen parte de la libertad.
Como principal autor del liberalismo, favorece la herencia fiscal, el proteccionismo y la regulación, comenzando por regular las horas de trabajo de los empleados, para evitar horas abusivas. Asimismo, argumenta en contra del crecimiento ilimitado que permite la revolución industrial, por el inevitable impacto que se tiene sobre el deterioro de la naturaleza. Fue, por tanto, uno de los primeros medioambientalistas, y uno de los primeros luchadores por la igualdad de derechos.

Quizá uno de los aspectos más desconocidos de nuestro protagonista es su relación con su esposa, Harriet Taylor, a quien conoció en 1830 y se casó veinte años después, tras la muerte de John Taylor, su marido. Harriet fue una filósofa que aún hace historia con sus escritos sobre los derechos de la mujer, y fue la principal inspiradora de los debates intelectuales de nuestro amigo. A él le sedujo la belleza y capacidad intelectual de Harriet y a ella que él la tratara como un igual intelectual. Fue la primera en criticar los efectos degradantes de la dependencia económica de las mujeres por los hombres.
Tras su muerte en 1858, nuestro querido amigo le dedicó el ensayo sobre la libertad con (y cito textualmente) esta dedicatoria:
"a la querida y llorada memoria de quien fue la inspiradora de lo mejor que hay en mis obras; a la memoria de la amiga y de la esposa, cuyo vehemente sentido de la verdad y la justicia fue mi más vivo apoyo y en cuya aprobación estriba mi principal recompensa".

John Stuart Mill dedicó el resto de su vida a escribir su monumental legado económico, filosófico y político, hasta el día de su muerte, el 8 de mayo de 1873.


JIV

domingo, 10 de diciembre de 2017

CONCEPTO Y DETERMINACIÓN DE LOS TIPOS DE CAMBIO.

El mercado de divisas es el ámbito en donde se intercambian las monedas de los distintos países. El precio en el que se realiza el intercambio es el tipo de cambio o cotización (el precio en relación con otras divisas).

I) Formas de medir el tipo de cambio.

Hay dos tipos de cambio:

Ø      Tipo de cambio europeo. Refleja el número de unidades de moneda nacional (en nuestro caso €) por unidad de moneda extranjera (GBP, $,…). Y se denomina por la letra e.
Ø      Tipo de cambio anglosajón o británico. Refleja el número de unidades de moneda extranjera por unidad de moneda nacional. Se denomina como 1/e.

En este caso nos centraremos en la primera clasificación. Si aumenta el tipo de cambio, se dice que nuestra moneda está perdiendo valor, pues se necesita más moneda nacional para comprar una unidad de moneda extranjera, esto se denomina depreciación (si el tipo de cambio es flexible) o devaluación (si es fijo).

A sensu contrario, si disminuye, nuestra moneda está generando valor, esto es, se necesita menos moneda nacional para comprar una unidad de moneda extranjera, esto se denomina apreciación (flexible) o revaluación (fijo).

El mercado de divisas surge de la necesidad de intercambios en moneda extranjera en otro país:

Ø      Los primeros son agentes no financieros, que lo necesitan para intercambios. Son por ejemplo, los importadores o los exportadores. Como necesidades comerciales o financieras.
Ø      Agentes financieros. Los bancos que son los mediadores, dentro de los intercambios. Corren el riesgo de las fluctuaciones de tipo de cambio.
Ø      Brokers. Estos no mantienen riesgo en el mercado, pero cobran una comisión.
Ø      Bancos centrales. Que tienen dos papeles.
o       Emiten las divisas.
o       Pueden intervenir en el mercado de divisas para evitar las fluctuaciones en el tipo de cambio.

II) Clases de tipo de cambio en el mercado.

El tipo de cambio es lineal y bilateral, con una relación de una divisa y es le que se da en la prensa económica. Este tipo de cambio es nominal.

Una alternativa es el tipo de cambio real. Es una medida de competitividad de un producto en otro país y relaciona los precios exteriores con el precio nacional.

Ø      Aumentos en los precios exteriores. En este caso, evidente, los productos nacionales son más competitivos en el país exterior, lo que se denomina depreciación real. Es un incentivo a la exportación. Tal circunstancia puede ocurrir con la inflación de igual manera que ocurrirá con los precios nacionales.
Ø      A sensu contrario. Si disminuye el precio exterior, o se aprecia la moneda, estamos ante una apreciación real. Entonces los productos son menos competitivos en el país exterior y son más competitivos los extranjeros. Es más barato comprar en el exterior y por tanto, un incentivo a la importación.

El tipo de cambio efectivo es un tipo de cambio multilateral. Hay que conocer el valor de la moneda en relación al conjunto de las divisas. Puede ser nominal o real y hay que hacer una media ponderada en relación a la importancia relativa de cada moneda.

III) Mercado de divisas. Oferta y Demanda.

Ø      En el mercado, la Demanda de divisas representa el comportamiento de los importadores, así como de los inversores españoles en el extranjero para importar bienes o adquirir independientemente. Ser demandante de divisas es equivalente a decir que es oferente de euros (moneda nacional).
Ante una depreciación nominal, se desincentiva la importación o la inversión en el exterior, aunque el precio sea constante.
Ante una apreciación nominal se estimula la importación o la inversión en el exterior, aunque el precio sea constante.

  

Ø      La oferta de divisas representa el comportamiento de los exportadores y de los inversores extranjeros en nuestro país. Ser oferente de divisas es equivalente a decir que es demandante de euros (moneda nacional).
Ante una depreciación nominal, significa que se necesita más unidades de moneda nacional para adquirir una unidad de divisa. Esto facilita la exportación y la inversión extranjera en nuestro país, es más barato importar e invertir.
Al contrario, ante una apreciación nominal, se necesita menos unidades de moneda nacional para adquirir una unidad de divisa. Esto dificulta la exportación y la inversión extranjera, pues es más caro exportar y más caro invertir.



Ø      Si aumentan las exportaciones (o disminuyen las importaciones), aumenta la demanda de divisas, lo que genera un exceso de demanda y la flexibilidad del mercado hará que se retome al equilibrio mediante la depreciación de la moneda nacional y la apreciación de la divisa. Esto incentiva la exportación y la inversión al ser nuestra moneda más competitiva frente a otras.



Ø      Pero, si aumentan las importaciones, disminuye la demanda de divisas, lo que genera un exceso de oferta. El mecanismo entonces de equilibrio es hacia una apreciación de la moneda nacional y la depreciación de la divisa. Esto incentiva la importación y la inversión en el exterior, pues la moneda nacional es menos competitiva.

IV) Regimenes de tipo de cambio.

Ø      Tipo de cambio flexible. Es aquel que permite que las monedas fluctúen libremente en el mercado. El Banco central no interviene en el mercado y se dice que el mercado es puro.
Esto implica que la partida de reservas del Banco Central es igual a cero, es decir, no hay movimientos en el nivel de reservas.
Pero normalmente el Banco Central, para evitar excesivas fluctuaciones interviene en el mercado, lo que se denomina flotación sucia o dirigida.

Ø      Tipo de cambio fijo. Es aquel en el que el Banco Central se compromete a comprar o vender divisas a una paridad fija previamente establecida.
Interviene en el tipo de cambio. Es decir, no permite o no deja que la moneda fluctúe libremente.
Esto se reflejará en la balanza de pagos en el movimiento de las reservas.
Los déficit o superávit en los saldos globales se compensan con un movimiento de las reservas.
Por ejemplo: si el saldo global es negativo, las reservas son positivas. Por lo que no habrá una pérdida de reservas para compensar.

- Implicaciones en el tipo de cambio flexible.

Ante un saldo negativo en la balanza de pagos (causado por un aumento de las exportaciones o de la variación de activo), la tendencia en el mercado de divisas es un ajuste automático hacia la depreciación de nuestra moneda, siendo más competitivos.
El efecto comercial es que nuestros productos son más baratos (se encarece la importación) y se abarata la inversión extranjera.
Al aumentar el saldo de las exportaciones netas y mejorar el saldo de la balanza comercial, el déficit se reduce y la balanza de pagos vuelve a su equilibrio.



- Caso particular. Flotación sucia.

El cambio fijo no es puro, se suele establecer una flotación sucia a través de unos límites superior e inferior, dentro de los cuales se permite que la moneda fluctúe. Solo cuando se sobrepasa estos límites el banco central interviene para evitar una depreciación o apreciación masiva.



En caso de que el tipo de cambio supere la banda superior, hay exceso de demanda, pues se necesita importar mucho. El Banco Central tendrá que suministrar la diferencia. Y el tipo de cambio será el del límite superior.



Y a la inversa, ante un exceso de oferta, se exporta mucho. El Banco Central deberá retraer la diferencia. Y el tipo de cambio será el del límite inferior.



Si el Banco Central no puede perder más reservas, lo que puede hacer es ampliar los límites o pasar a la paridad central, lo que en ambos casos conlleva a la devaluación o a la revaluación.

Cuando hay superávit global de la balanza de pagos la moneda tiende a apreciarse, luego hay una pérdida de competitividad al caer las exportaciones. En tal caso se produce una disminución del saldo comercial, lo que compensa el superávit global.

Y a la inversa, cuando hay déficit global de la balanza de pagos, la moneda tiende a depreciarse, luego hay una ganancia de competitividad, al subir las exportaciones. Esto mejora el saldo comercial y compensa el déficit global inicial.


- Tipo de cambio fijo.

Ante este tipo de cambio, el Banco Central debe utilizar las reservas de divisas para compensar las tensiones:

o       Ante un exceso de oferta de divisas, el Banco Central debe comprar esas divisas.
o       Ante un exceso de demanda de divisas, el Banco Central debe suministrar esas divisas.

La devaluación o reevaluación de la moneda debe ser una política monetaria puntual y no permanente.


JIV

domingo, 19 de noviembre de 2017

CONTABILIDAD: OPERACIONES ENTRE EMPRESAS DEL GRUPO. CASUÍSTICA EN COMBINACIONES DE NEGOCIO.

Tras un largo período sin hablar de estas cuestiones, volvemos a la carga. Para entender este post es necesario que revise el post de 11 de septiembre de 2016.

I) CONSIDERACIONES GENERALES

La norma 21ª de valoración del Plan General Contable establece normas particulares aplicadas a combinaciones de negocio entre empresas del grupo. Estas normas particulares no están recogidas en las Normas Internacionales y adaptan el método de la adquisición regulado en la norma 19ª del plan contable, estableciendo con carácter general una diferente fecha de la operación, así como unos valores distintos para registrar la operación, pues ésta no tiene la consideración de combinación de negocio, al no haber cambio de control. En una operación de fusión o escisión, el objeto de la transacción es un negocio y la contraprestación entregada consiste en instrumentos de patrimonio neto propio. En este caso, estamos ante una mera reorganización jurídica del grupo de empresas que integran una unidad económica: Un conjunto de elementos patrimoniales que se transmiten en bloque de un sujeto contable a otro, sin que en esencia se produzca una variación de la unidad económica preexistente.

Estas normas particulares solo son de aplicación en dos circunstancias:

Ø      A las operaciones entre empresas del grupo, definidas en la norma 13ª de elaboración de cuentas anuales del Plan General Contable (empresas del grupo, multigrupo y asociadas). En consecuencia, no es aplicable a todas las operaciones realizadas entre partes vinculadas, sino únicamente a las operaciones entre empresas del grupo incluidas en el alcance del artículo 42 del Código de Comercio, y entre empresas sometidas a dirección única.

Ø      Cuando los elementos objeto de la transacción deban calificarse como un negocio. A estos efectos, las participaciones en el patrimonio neto que otorguen el control sobre una empresa que constituya un negocio, tendrán también esa calificación. El valor en cuentas consolidadas de estas participaciones es el importe representativo de su porcentaje de participación en el valor de los activos y pasivos de la sociedad dependiente reconocidos en el balance consolidado, deducida la participación de socios externos.

Estas normas particulares para fusiones y escisiones entre empresas del grupo, se pueden resumir como sigue:

Ø      El negocio adquirido se valora por el valor que aparece en los estados consolidados, si como consecuencia de la operación no se produce variación en los activos controlados o en los pasivos asumidos por las sociedades que intervienen en la operación, fuera de la mera aportación de un negocio recibiendo a cambio acciones o participaciones de la sociedad cesionaria, o de la adquisición del mismo entregando como contraprestación instrumentos de patrimonio propio.

Ø      El negocio adquirido se incorpora a las cuentas individuales de la adquirente por su valor razonable (Norma 19ª del Plan General de Contabilidad) cuando la adquirente deba compensar a las sociedades del grupo que no participen en la operación, por la pérdida que se produce en el patrimonio neto de éstas últimas, siempre que dicha compensación se realice mediante la entrega de un activo monetario.

Ø      La fecha a efectos contables de estas operaciones es el comienzo del ejercicio en que se realiza la operación.

Ø      No se genera ni fondo de comercio ni diferencia negativa.

Comparando estas normas particulares de fusiones y esciesiones con las normas generales se obtiene:

Combinaciones entre negocios independientes
Combinaciones entre empresas del grupo
Ø      Identificación de la empresa adquirente.
Ø      Sin diferencias con las normas generales.
Ø      Determinación de la fecha de adquisición.
Ø      Se toma la fecha de inicio del ejercicio.
Ø      Reconocimiento y valoración de los activos identificables adquiridos y los pasivos asumidos en la fecha de adquisición.
Ø      Se toman los valores que correspondan a las cuentas consolidadas.
Ø      Cuantificación del coste de la operación.
Ø      Sin diferencias con las normas generales.
Ø      Determinación del importe del fondo de comercio o de diferencia negativa de consolidación.
Ø      No se generan nuevos fondos de comercio ni diferencias negativas. La diferencia que pueda surgir se lleva a reservas.

II) TRATAMIENTO DE LAS OPERACIONES DE FUSIÓN Y ESCISIÓN.

1) Criterios de reconocimiento y valoración.

En las operaciones entre empresas del grupo en las que intervenga la empresa dominante del mismo o la dominante de un subgrupo y su dependiente, directa o indirectamente, los elementos patrimoniales adquiridos se valorarán por el importe que correspondería a los mismos, una vez realizada la operación, en las cuentas anuales consolidadas del grupo o subgrupo. En el supuesto de que las citadas cuentas no se formulasen, al amparo de cualquiera de los motivos de dispensa previstos en las normas de consolidación, se tomarán los valores existentes antes de realizarse la operación en las cuentas anuales individuales de la sociedad aportante.

Una fusión, según la Ley 3/2009 es una operación en virtud de la cual dos o más sociedades mercantiles inscritas se integran en una única sociedad, mediante la transmisión en bloque de sus patrimonios y la atribución a los socios de las sociedades que se extinguen de los títulos de las que subsiste. Si la fusión no es una combinación de negocios pues no hay toma de control, en ese caso, se consideran los valores consolidados (fondo de comercio incluido)i como base para contabilizar la fusión. Los valores de la adquirida en las cuentas consolidadas se incluirán en las cuentas individuales de la entidad combinada, llevándose las diferencias a reservas.

Sin perjuicio de lo anterior, se aplicará el método de adquisición (normas generales) en los dos casos siguientes:

Ø      Primer caso. Cuando la vinculación dominante dependiente, previa a la fusión, se consigna como consecuencia de la transmisión entre empresas del grupo de las acciones o participaciones de la dependiente, sin que esta operación origine un nuevo subgrupo obligado a consolidar. El método de adquisición e aplicará tomando como referencia la fecha en que se produce la citada vinculación, siempre que la contraprestación sea distinta a los instrumentos de patrimonio de la adquirente. En este caso debe aplicarse el método de adquisición (norma 19ª del plan general contable) en la fecha en que se adquiere si la contraprestación de la compra ha sido en efectivo.

Ø      Segundo caso. En los supuestos de dominio indirecto, cuando la dominante deba compensar a otras sociedades del grupo que no participen de la operación por la pérdida que en caso contrario, se produciría en el patrimonio neto de estas últimas. Aplicándose la norma 19ª en la fecha en que se produzca la compensación, que se valora a valor razonable.

En el caso de operaciones entre otras empresas del grupo, donde no interviene la dominante, los elementos patrimoniales adquiridos también se valorarán según sus valores contables en las cuentas anuales consolidadas en la fecha de la operación.
Al no existir una vinculación directa entre la dominante y la dependiente, la norma aclara que los valores contables serán los de las cuentas consolidadas formuladas por el mayor grupo español que incluya a las dos sociedades participantes. La norma evita así lo costes de expresar la cuentas consolidadas de un grupo cuya empresa dominante no se encuentre en España.

En el caso de que se hayan emitido acciones por su valor razonable, contablemente se valorarán por los valores consolidados.

En el caso particular de la fusión, la diferencia que pudiera ponerse de manifiesto entre el valor neto de los activos y pasivos de la sociedad adquirida, ajustado por el saldo que deba lucir en el patrimonio neto (ajustes por cambios de valor y ajustes por subvenciones, donaciones y legados recibidos), y cualquier importe correspondiente al capital y prima de emisión que, en su caso, hubiera emitido la sociedad absorbente, se contabilizará en una partida de reservas. Este mismo criterioso deberá ser aplicado en el caso de las escisiones.
Es decir, si se produce una diferencia entre el coste de la combinación de la transacción, y el valor de los activos netos incorporados, se llevaría a reservas de la entidad fusionada, no dando lugar a fondo de comercio ni ninguna diferencia negativa.

Sin perjuicio de lo anterior, cuando la sociedad absorbente deba compensar a otras sociedades del grupo que no participen en la operación por la pérdida que, en caso contrario, se produciría en el patrimonio neto de estas últimas, los elementos patrimoniales de la sociedad absorbida se contabilizarán siguiendo las normas generales de la Norma 19ª del Plan General Contable (Método de adquisición). Por lo tanto, en la fecha de la compensación que se produzca, se considerará el valor razonable y no los valores consolidados.

2) Fecha de efectos contables.

En las operaciones de fusión y escisión entre empresas del grupo, la fecha de efectos contables será el de inicio del ejercicio en que se aprueba la fusión siempre que sea posterior al momento en que las sociedades se hubiesen incorporado al grupo. Si una de las sociedades se ha incorporado al grupo en el ejercicio en que se produce la fusión o escisión, la fecha de efectos contables será la fecha de adquisición.

El inicio del ejercicio, que se puede justificar por facilidad operativa, no coincide con la fecha de efectos contables en las combinaciones de empresas independientes, porque la fecha de la operación no determina ningún cambio de control, puesto que las entidades siguen bajo la misma unidad de decisión antes y después. Sin embargo, elegir como fecha el inicio del ejercicio puede originar problemas. En efecto, en la fusión de dos empresas del grupo, la asignación del resultado del ejercicio de la dependiente, origina que no se registre en la sociedad en que se ha generado, registrando la sociedad adquirente un resultado generado en la sociedad dependiente.


III) TRATAMIENTO DE LAS APORTACIONES NO DINERARIAS.

(A modo de resumen: pues se tratará con más detenimiento en otro post).

En las aportaciones no dinerarias de un negocio a una empresa del grupo, el aportante valorará su inversión por el valor contable de los elementos patrimoniales entregados en las cuentas anuales consolidadas en la fecha en que se realiza la operación. La sociedad adquirente los reconocerá por el mismo importe.

Las cuentas anuales consolidadas que deben utilizarse a estos efectos serán las del grupo o subgrupo mayor en el que se integren los elementos patrimoniales, cuya sociedad dominante sea española. En el supuesto de que las citadas cuentas no se formulasen, al amparo de cualquiera de los motivos de dispensa previstos en las normas de consolidación, se tomarán los valores existentes antes de realizarse la operación en las cuentas anuales individuales de la sociedad aportante.


IV) OPERACIONES DE REDUCCIÓN DE CAPITAL, REPARTO DE DIVIDENDOS Y DISOLUCIÓN DE SOCIEDADES.

En las operaciones de reducción de capital, reparto de dividendos y disolución de sociedades se seguirán los siguientes criterios, siempre que permanezca en el grupo el negocio en que se materializa la reducción de capital, se acuerda el pago del dividendo o se cancela la cuota de liquidación del socio o propietario:

Ø      La empresa cedente contabilizará la diferencia entre el importe de la deuda con el socio o propietario y el valor contable del negocio entregado con abono a una cuenta de reservas.

Ø      La empresa cesionaria lo contabilizará aplicando las normas particulares establecidas para las operaciones entre empresas del grupo.


V) RESUMEN.

Ø      Regla general. Por el valor razonable y la diferencia deberá registrarse en función de la naturaleza económica de la operación.

Ø      Normas particulares. Cuando los elementos de la aportación sean un negocio o cuando haya participaciones que otorguen el control sobre una empresa que constituya un negocio. El valor consolidado, es el valor de los activos netos consolidados de la sociedad, deducida la participación de socios externos.

o       Aportaciones no dinerarias. El aportante lo valorará por el valor contable y el beneficiario o adquirente por el mismo importe. Se entiende el valor contable consolidado, salvo que no se formulasen cuentas anuales, que se tomarán los valores individuales de la sociedad aportante.

o       Operaciones de fusión y escisión.

§         Intervenga la dominante y la dependiente. Los elementos adquiridos se valorarán por el valor contable consolidado; la diferencia se dotará una partida de reservas. Si la vinculación previa es por transmisión de participaciones el método de adquisición se aplicará tomando como fecha de referencia aquella en que se produce la vinculación, si la contraprestación es distinta a los instrumentos de patrimonio de la adquirente.

§         Operaciones entre empresas del grupo. Los elementos adquiridos se valorarán por su valor contable consolidado y la diferencia contra una partida de reservas. En caso de no tener valores consolidados, se tomarán como base los valores contables individuales.

o       Operaciones de reducción de capital, reparto de dividendos y disolución de sociedades. Siempre que el negocio transferido permanezca en el grupo:

§         La empresa cedente contabilizará la diferencia con cargo a reservas.
§         El cesionario lo contabilizará por su valor contable consolidado o en su defecto por el valor de las cuentas individuales.


JIV

sábado, 30 de septiembre de 2017

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS DE LA INDEPENDENCIA

Hace un tiempo, se puso en circulación (con Artur Mas en la Generalidad) un informe interno del Ministerio de Hacienda, que ha sido distribuido entre los ministerios para defender la relación actual entre Cataluña y España, alerta de las pérdidas que tendrá Cataluña y la Generalitat si prospera el desafío independentista.

El asunto es realmente serio y de consecuencias muy severas para los catalanes (en mi otro blog he publicado una breve reseña que ampliamos en éste). Haré un breve resumen del documento, que es de 14 páginas. En donde se advierte que una Cataluña separada de España no podría hacer frente a las pensiones, no tendría becas para sus estudiantes, sufriría una fuerte merma de la investigación sanitaria y en I+D.

El documento destaca que, sin España, Cataluña no podría financiarse por si misma, la deuda catalana es considerada "bono basura" por las agencias de ráting, que no se podrían pagar las pensiones, que no habría ayudas suficientes para fomentar el empleo ni dinero para becas, que la sanidad quedaría gravemente dañada o que algunas inversiones en la industria del automóvil desparecerían porque han contado con el apoyo explícito de préstamos del Estado para ponerse en marcha. El documento llega a plantear que Cataluña no podría tener suministro energético, de gas y de hidrocarburos suficiente si se desconecta de España y que infraestructuras que se están planteando que pasan por Cataluña como el MIDCAT, que podrían contar con financiación europea, se desactivarían en el caso de que se rompa España.

Ayudas europeas

Uno de los asuntos que más destaca el Gobierno es que Cataluña se quedaría sin las ayudas previstas por su pertenencia a la UE, unos fondos que no se suele contar en las balanzas fiscales que los nacionalistas usan para decir que no les compensa su vinculación con el Estado. El documento revela que en los próximos años estarían en juego más de 5.000 millones de euros de fondos europeos si la comunidad se separara de España.


Educación

Un nuevo Estado catalán no contaría con las ayudas para el estudio que actualmente se reparten en España.
Se perderían ingentes subvenciones a la cultura por parte del Estado español. Por ejemplo, desaparecería el impulso del Estado al Liceu, que ha ascendido en una década a 115 millones.

Energía

Según el Gobierno, Cataluña tiene una fuerte interdependencia energética del Estado. Los técnicos de Hacienda son categóricos: "El sistema energético español es único e integrado. Por ello, no puede entenderse a Cataluña desintegrada del sistema energético nacional". Cataluña es importadora neta de energía eléctrica y los tres reactores nucleares están supervisados por el CSN, por el Estado. La interconexión eléctrica por Francia, que se espera que estén en funcionamiento en meses, hace que Cataluña se beneficie de esta infraestructura forjada en el seno de la UE por España. También se perdería en caso de secesión. La independencia también tumbaría la "planificación de
la red de transporte de energía eléctrica 2015-2020" y las actuaciones del Estado previstas en Barcelona, Pirineos y Gerona. Además, Cataluña no dispone de producción de gas natural y la independencia paralizaría el proyecto de gaseoducto MIDCAT

Seguridad

La independencia de Cataluña también obligaría al Gobierno a montar un sistema de seguridad para el nuevo país que se crearía sin ayuda del Estado, para lo que habría que reorganizar los recursos. Según el informe de Hacienda, "como parte de España, Cataluña se beneficia de los recursos que el Estado dedica a las actividades de prevención, investigación y represión del crimen organizado, del terrorismo y del sistema de protección de infraestructuras críticas".

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado llegan a asumir la investigación del 84% de los grupos de crimen organizado descubiertos en Cataluña, según el documento. Esta lucha desaparecería si salieran de Cataluña la Policía y la Guardia Civil.
La lucha contra el terrorismo yihadista en Cataluña de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña y la protección ante amenazas cibernéticas también se verían muy mermadas.

Finanzas

Cataluña se financia, casi en exclusiva a través del Estado español. Entre 2012 y 2015, ha recibido 49.377 millones de euros por medio de los mecanismos de financiación de la Administración central. Según Hacienda, este mecanismo garantiza "el funcionamiento" de las instituciones en Cataluña, "el pago de las retribuciones de sus funcionarios" y de las deudas con los proveedores.

Sin embargo, si la comunidad se independiza, y renunciara al FLA y al Fondo de Pago a Proveedores, el Gobierno considera que sería imposible que Cataluña accediera al mercado financiero para financiar sus obligaciones, por lo que la Administración de la Generalitat se bloquearía.
Las entidades de crédito, que han recibido 13.221 millones en ayuda para salvar a los depositantes, también dejarían de tener acceso a la liquidez del BCE, de la que dejarían de beneficiarse en caso de secesión.


Sanidad

En el ámbito sanitario, una Cataluña independiente perdería los beneficios de la pertenencia al Sistema Nacional de Salud, de la distribución del Fondo de Cohesión Sanitaria y del Foga, de la investigación sanitaria coordinada, de las compras centralizadas, de convenios para programas de salud así como de financiación de proyectos específicos. También destaca Hacienda que "Cataluña recibe importantes cantidades del Ministerio para financiar las Estrategias de Salud".
También se perderían las ventajas incluidas en la Cora "para atender las necesidades de vacunación internacional". Hasta los transplantes se verían afectados. Según el Estado, entre las CCAA, Cataluña "es de las que más órganos reciben frente a los que aporta a otras comunidades autónomas" al año (196/40).

Seguridad Social

El Gobierno es taxativo sobre la sostenibilidad de un sistema de pensiones independiente en Cataluña. Con las actuales condiciones, el informe del Ministerio de Hacienda señala que "una Cataluña independiente no podría hacer frente al pago de estas prestaciones, al existir un desfase entre los ingresos por cotizaciones y los gastos en prestaciones de la Seguridad Social".
Asimismo, los catalanes dejarían de beneficiarse de las políticas de fomento del empleo puestas en marcha por el Gobierno de España. El Ejecutivo también destaca en el documento "la importancia de la actuación estatal en materia de prestaciones por desempleo en Cataluña". "Tanto el importe en prestaciones como la cuantía media de la prestación contributiva son las mayores de todas las comunidades autónomas, salvo las forales", destacan los técnicos del Ministerio.

Infraestructuras

Las inversiones previstas por el Estado en Cataluña también se paralizarían completamente en el caso de secesión. El Gobierno explica que ha sido la comunidad "más beneficiada por los Presupuestos del Ministerio de Fomento" en los últimos 20 años, un privilegio que desaparecería.
Asimismo se perderían las ayudas para los puertos, que han convertido a Cataluña en la comunidad más agraciada por las ayudas del Estado.
También dejaría de ingresar las ayudas para el mantenimiento de los trenes de cercanías en el futuro, de 90 millones de euros anuales.
El nuevo país perdería las ventajas del Plan Estatal de Vivienda.
También podría quedar suspendida, en caso de independencia, la conexión ferroviaria que se ha retomado con el Aeropuerto de Barcelona El Prat.

Industria

El documento interno de Hacienda también considera que, sin el Estado, la industria quedaría gravemente dañada. El informe explica que sin el apoyo dado por el Gobierno a Barcelona como Capital Mundial del Movil (World Mobile Congress) sería difícil que continuará el evento en el futuro y que las ayudas a empresas del sector del automóvil en Cataluña (Seat ha recibido préstamos desde el Estado y Nissan también en el pasado) no hubiera sido posible que las fábricas que hay en Cataluña hubieran crecido y se preparen para la asignación de nuevos modelos. La Agenda Digital para España ha llevado a Cataluña a ser la segunda autonomía más beneficiada, un privilegio que desaparecería. Las ayudas de la Oficina Española de Patentes y Marcas, de las que Cataluña es la más beneficiada, también se perderían. También desaparecerían los incentivos de Aena, que podrían ayudar al aumento sensible del tráfico aéreo en Cataluña.


JIV